¡Oh no!, otro vínculo pinche aquí

Parece increíble, pero todavía nos encontramos vínculos del tipo “pinche aquí” y similares.
Digo yo que tuvo que ser una moda en su momento, y que tuvo mucho éxito. Pero una vez que se ha demostrado que este tipo de vínculos son los peores que se pueden colocar en un documento, no entiendo como se sigue obstinado como si fuesen los mejores textos que pueden aparecer en un vínculo. Como si realmente fuesen los mejores, o tuviesen alguno ventaja. ¿Pero tiene alguna ventaja realmente?

Los vínculos y los buscadores

No pretendo demostrar lo evidente, pero si este pequeño artículo llega a las manos de alguien que cambia de opinión y deja de utilizarlos (carcajadas entre el reducido y respetable público de esta bitácora), me daré por satisfecho.
No se ni por donde empezar. Bueno, sí, una prueba irrefutable de que el texto que se incluye en los vínculos (el texto que aparece subrayado y en azul por defecto), es importante. Basta con poner en el buscador Google la palabra “aquí”, y de entre los más de ochenta millones de resultados que obtiene (no creo que la calidad de los mismos sea brillante), nos encontramos en primer lugar (tachán tachán, redoble de tambor y solo de corneta)…
Efectivamente, Descarga de Adobe Reader – Todas las versiones.
¿El motivo? Creo que está claro. A ver, una pregunta que me hago en voz alta ¿Cuántas veces hemos visto una frase similar a Para descargar acrobat reader, pulse aquí? Sí, y en el pulse aquí, o en aquí, un precioso vínculo. Da igual el color y el estilo. Puede ser subrayado y en azul, o sin subrayar y en negro, pero un vínculo.
Y Google, cuyas bondades y defectos conocemos todos, tiene entre sus características, el hacer caso a las páginas webs. Normal, es un buscador, ¿no? Sí, pero hace caso a todas las páginas, sean buenas o malas, sean accesibles o no… y teniendo en cuenta que esas páginas están hechas por personas (de forma directa o indirecta), y que muchas de esas personas todavía siguen anclados en la moda de usar los vínculos “pinche aquí” porque era la última moda cuando las empresas punto-com era el tema de conversación en la pescadería, con el panadero y subiendo en el ascensor. Y ocurre lo que vemos.
Google, como otros muchos buscadores, da una especial importancia a los vínculos. ¿Porqué? Porque se supone que los vínculos tienen que tener un texto significativo del lugar al que se dirigen. Y porque los vínculos, al igual que los títulos (h1, h2, h3,…), las palabras con énfasis (ya sabéis que es más correcto em que i), las que destacamos (recordemos, hay que usar strong en lugar de b), y bueno, así con un etcétera no tan largo.
Ya sabéis que de momento los buscadores no son demasiado inteligentes, a ver si les ayudamos un poquito, que hacen una importante labor, je je.

Los vínculos y la accesibilidad

Sigamos con otro factor importante: la accesibilidad web. Un usuario que accede a un documento web, no tiene porqué hacerlo a través de un navegador gráfico. Puede hacerlo desde un lector de pantalla o navegador parlante. Y estos programas, tienen la opción de listar títulos, y vínculos. Teniendo en cuenta que esos textos tienen mucha importancia (los títulos nos muestran la estructura, y los vínculos nos dirigen a otras páginas), es una forma de tener un resumen del documento como otra cualquiera. Además, los vínculos a veces se puden ordenar por orden alfabético. Por eso es importante que no se repitan vínculos con el mismo texto y diferentes destinos (como por ejemplo en esta bitácora, con los vínculos a los comentarios… estoy en ello, de verdad, o en el típico vínculo de “más”, “ampliar noticia”, etcétera), porque es un incordio para el usuario y bastante molesto.
Podemos ver que la recomendación de usar textos significativos en los vínculos es una de las pautas de accesibilidad:

13.1 Identifique claramente el objetivo de cada vínculo. [Prioridad 2]
El texto del vínculo tiene que tener significado suficiente cuando sea leído fuera de contexto (por sí mismo o como parte de una secuencia de vínculos). También debe ser conciso.
Por ejemplo, en HTML, escriba “información sobre la versión 4.3” en lugar de “pincha aquí”. Además de textos de vínculos claros, los desarrolladores de contenidos deben aclarar el objetivo de un vínculo con un título informativo del mismo (por ejemplo, en HTML, el atributo “title”),
Técnicas para el punto de verificación 13.1.

Traducción de las Pautas de Accesibilidad al Contenido en la Web 1.0, realizada por Carlos Egea, Alicia Sarabia, Alan Chuter y alojada en discapnet
Y voy terminando ya… si alguien tiene curiosidad, le recomiendo que lea, en inglés, algo de los siguientes vínculos:

Pero sobre todo, nunca utilicéis un vínculo con el texto “aquí”, por favor. Y si véis alguno, denunciádles a las autoridades competentes, y si no es posible, a uno de mis superhéroes favoritos de la web El hombre del marcado semántico.

Una guía para revisar la usabilidad de un sitio web, del MIT

Encontrado en el IST del MIT. Se trata de Usability Guidelines, es decir, una especie de lista para “revisar” la usabilidad y accesibilidad de un sitio web.
Por mucho que a veces la usabilidad no sea más que aplicar el sentido común del usuario (bueno, es mucho más que eso, pero lo que viene a continuación está escrito en un tono humorístico, avisado quedas, je je), nos podemos encontrar más cómodos si tenemos una lista con posibles problemas donde poner de nuestro puño y letra, y así poder escribir:

  • Correcto.
  • Uy… casi, le falta todavía un poco.
  • Esto no lo cumple.
  • Si fuese otra web, diría que está mal, pero como es la mía, lo cumple todo.

Así parece mucho más sencillo hacer una revisión, je je. Y si nos olvidamos de la última anotación, incluso puede parecer imparcial, je je.

Patrones de diseño: usabilidad, accesibilidad, multidispositivos,…

Hace algunos días, pude leer en mildiez el post ¿Patrones de diseño = “Hola mundo” de 160 líneas?, y hoy mismo, en la bitácora de SIDAR sobre usabilidad, podemos leer Patrones de Diseño de Interacción (I): Introducción.
Sinceramente, nunca había oído o leído acerca de los patrones de diseño, pero leyendo el interesante artículo que ha escrito Yusef, se me ha ocurrido aplicar este concepto a la accesibilidad y los dispositivos con conexión a internet como teléfonos móviles, y los específicos para solventar algunos problemas de accesibilidad (por ejemplo, lectores de pantalla, monitores pequeños,…).
Si leyendo el artículo me entró la impaciencia por leer el siguiente, al introducir dos nuevas variables (si me permitís una licencia “literaria”) en esta ecuación, se han multiplicado las incógnitas.

  • ¿Existen patrones de diseño para la accesibilidad? Supongo que sí. Pero por más que he leído sobre este asunto, no recuerdo haber encontrado este término vinculado con los patrones de diseño.
  • ¿Existen patrones de diseño para pequeños dispositivos con conexión a internet? Dado el poco tiempo que llevan en el mercado, me parece bastante complicado (que sean públicos…).
  • ¿Hasta que punto se pueden comparar el comportamiento ante una web de una persona que navega en una PDA, con otra que utiliza un lector de pantalla y una tercera que no usa ratón? Teniendo en cuenta todas las formas distintas que existen para conectarse a internet, se podría extraer un patrón de diseño accesible común a todos?

Dudas, que generan más dudas.
¿A vosotros que os parece?
Post Data: Yusef, ¡gracias por relanzar la bitácora sobre usabilidad!

El laboratorio de usabilidad de telefónica móviles por dentro

Gracias a Cadius, nos enteramos que en el último número del Boletín Factores Humanos, se publica un excelente artículo: Laboratorio de Usabilidad de Telefónica Móviles España.
La lectura del artículo es muy recomendable, no sólo para conocer por dentro un laboratorio de usabilidad, con las características del edificio y la sala, equipamiento técnico (cámaras, micrófonos, …) sino que es un buen resumen de las técnicas de usabilidad en los diferentes ciclos de desarrollo.
No te lo pierdas.