El coste de los frameworks de javascript en el rendimiento web

Una buena recomendación, un artículo que habla sobre el coste en el rendimiento al usar algunos frameworks de javascript, y son los siguientes:

  • jQuery
  • Vue.js
  • Angular
  • React
  • The cost of downloading the file on the network
  • The cost of parsing and compiling the uncompressed file once downloaded
  • The cost of executing the JavaScript
  • The memory cost

The Cost of Javascript Frameworks — Tim Kadlec

El artículo es bastante interesante, y no habla muy bien de algún que otro framework en cuestión de rendimiento (Angular y React).

Y aprovechando, la pregunta: ¿realmente es necesario utilizar siempre toneladas de javascript? ¿Utilizar de forma discriminada recursos que añaden peso a la página sin una ventaja crítica? El hecho de que esté revisando una web con 60 ficheros de fuentes enlazadas tiene algo que ver. Mínimo 5 megas de peso cada página… Hacer webs ligeras en busca de la eficiencia (y la usabilidad) es algo que se ignora con demasiada frecuencia, y debería de ser un punto clave. Importa.

Sitios web estáticos para situaciones críticas

If you are in charge of a web site that provides even slightly important information, or important services, it’s time to get static.

Get Satic — Eric Meyer

Ya hace un mes desde que Eric Meyer escribiera el artículo, y algunos días más desde que en España estamos confinados. Muchos otros países, antes o después han tomado medidas similares. Qué se puede contar que no sepamos todos.

En cualquier caso, la reflexión que hace Eric es para tenerla en cuenta, como el extremo pragmático ante la hipertrofia web que estamos viviendo. En situaciones de emergencia, uno se pregunta si realmente es necesario tanto javascript, estilos, imágenes, fuentes,… y un gestor de contenidos con las características de un barco petrolero, cuando lo que nos hace falta es un barco de papel.

Casualidades de la vida, poco después de la pandemia y el artículo, en el cliente en el que presto mis servicios tuvimos que hacer una página estática: nada de scripts, estilos en la cabecera (al menos una llamada menos al servidor) y una única imagen, el logo institucional. Se tardó en decidir los textos, las subidas a producción no son tan ágiles siempre como uno quisiera… pero personalmente voy a recordar este pequeño trabajo de forma especial, porque aparte de miniminzar el código, no se podía optimizar más. Y la página funcionaba en cualquier cacharro que se conectara a internet y ofrecía la información de forma clara a potenciales usuarios en cualquier parte del mundo en circunstancias que a priori no eran nada favorables. Y no es poco.

La excelencia como principio y como meta

Harto ya de confiar en vano en la persistencia digital y cansado de que dominios y aplicaciones que desaparecen, he empezado a crear un pequeño repositorio de artículos en formato markdown que, desde mi punto de vista, merece la pena tener guardados por si se desaparece en circunstancias tristemente comunes.

Los tornillos de Pagani publicado en Medium por Iván Leal, es uno de esos artículos que tengo guardados.

Comienza hablando de un simple tornillo utilizado en la reconocida y exclusiva marca de coches deportivos Pagani.

El artículo habla de la excelencia que se demuestra hasta en el menor de los detalles: un tornillo que ni siquiera se ve habitualmente dentro del coche.

La importancia de cuidar los detalles no depende de si se ven o no; lo importante es que ayudan a que el producto sea como es.

Iván Leal

Al final, acaba hablando de producto, de equipos, de metodología, de resultados, eficiencia y…

A veces es sorprendente que ciertas cosas se construyan o se sostengan en pie, pero al pensar sobre ello llegas a ver sobre qué se sustentan: sobre la energía, la profesionalidad, la motivación e, incluso, la frustración de muchas personas. ¿Cuánto de esa tremenda carga no podría aliviarse si se apoyase sobre metodologías más eficientes, procesos de trabajo a los que se dedique tiempo y esfuerzo en crear y pulir? Esto ayudaría a centrar esfuerzos en cuidar los detalles que hacen de un producto algo excelente.

Iván Leal

Y sí, creo que es una lectura recomendable, y profesionalmente una aspiración (no siempre fácil de lograr).