El Parlamento Europeo lanza una nueva web, y no es accesible

Esta noticia tampoco es nueva, y el 14 de Septiembre el periódico el mundo titulaba El nuevo sitio ‘web’ de la Eurocámara cuesta 0,3 céntimos por cada europeo, la presentación oficial del nuevo sitio web del Parlamento Europeo.
Aquí no voy a entrar a valorar cuánto ha costado la web, el tiempo que se ha tardado, ni cuanto dinero cuesta el mantenimiento anual de un sitio web así. Puedo decir que me parece muy caro, pero no seguiré hablando de esto.
Lo que realmente me preocupa, es que una organización tan importante como el Parlamento Europeo, haya sacado un sitio web, sin tener en cuenta unos criterios mínimos de accesibilidad que sean aceptables. Sinceramente, no me apetece hacer una revisión completa del sitio, pero salta a la vista que no está bien hecho en ese aspecto. Y esto es muy triste, porque ellos han escrito las leyes que obligan a las webs de las administraciones públicas a tener sus sitios webs accesibles. En el caso de España con bastante retraso frente al resto. Quedan unos meses tan sólo, el día 1 de Enero es el día elegido.
Y del sitio web, ¿qué se puede decir en pocas palabras? Una página de inicio con un listado de idiomas, pero se olvidan de etiquetarlos adecuadamente, al igual que los vínculos. No se deberían de olvidad de cosas como hreflang ó xml:lang. Tampoco me parece bien usar un script para hacer un efecto hover sobre algunas imágenes. Se podía haber hecho usando estilos sin ninguna complicación ni artificio. Afortunadamente el tamaño del texto lo han puesto proporcional. Incluso internet explorer se puede ajustar a las preferencias de los usuarios.
Una vez dentro, cuando hemos elegido el idioma, nos encontramos con una página maquetada con tablas, y bastantes: en total 41 tablas. Una página que exige tener una resolución mínima de pantalla de 800 pixels. ¿Y si alguien quiere entrar con su teléfono móvil o PDA? También utiliza javascript para redireccionar a páginas de otro idioma (¿no sería mejor hacerlo desde el propio servidor?).
Lo cierto es que se me quitan las ganas de revisarlo mediante cualquiera de los excelentes validadores automáticos de accesibilidad. No está bien hecho, y eso me decepciona mucho.
Un mal día, un mal comienzo. Espero que sepan rectificar.
De momento tenemos el derecho a quejarnos y protestar: Parlamento Europeo: Para dirigirse al Correo del Ciudadano. Digo yo, que habrá que escribir algún correo, ¿no? En un próximo artículo, publicaré el mío, y espero hacer lo mismo con una respuesta. Esperemos que esta pequeña iniciativa, unida a la de muchos internautas, sirva para que puedan mejorar esta web, y nos sintamos satisfechos.

Se ha fundado Web Accessibility Tools Consortium

Ya se que esta noticia es de la semana pasada, y que se ha podido leer en muchas bitácoras. Pero quiero escribir esta breve reseña y dar algunas opiniones personales.

La noticia:

Australia, Europe, Japan and United States form “WAT-C” to create real time web and software accessibility analysis tools via GPL. – Thursday, September 15, 2005

Melbourne, Australia. Today organisations representing four continents announced the official launch of the Web Accessibility Tool Consortium (WAT-C, www.wat-c.org). The new consortium is developing a series of browser-based web accessibility analysis tools under a general public license agreement.

“By harnessing the passion, knowledge, and creativity of this international group of web accessibility practitioners,” stated Steven Faulkner WAT-C founder, “We have a unique opportunity to provide tools to promote the understanding and development of an accessible web.”

En primer lugar, me parece una buena noticia: un grupo de empresas que desarrollan aplicaciones con licencia GPL, y con bastante renombre en el mundillo de la accesibilidad web. Una buena parte de las aplicaciones que han desarrollado estas empresas son bastante útiles y con un gran prestigio.

Pero sin querer ser demasiado crítico, voy a comentar algunos aspecto que no me gustan demasiado (es una opinión personal, ya sabéis):

  1. El nombre de este grupo Web Accessibility Tool Consortium, se parece demasiado a la unión de WAI (Web Accessibility Initiative), y W3C (World Wide Web Consortium). Ya que no tiene ninguna relación directa con estos organismos, podrían haber buscado un nombre que no conduzca al error.
  2. Entre las organizaciones que forman el consorcio, algunas son bastantes conocidas, pero no están todas. Yo creo que este consorcio estaría más completo si también estuviesen, por ejemplo, Watchfire, Hisoftware, o Sidar.

…Y la Iniciativa de Accesibilidad Web (WAI) respondió a la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos cuando proponía hacer sus páginas compatibles sólo con Internet Explorer

De todos es conocido que hacer páginas que funcionen exclusivamente en un navegador, aparte de alejarse de los estándares, es malo, porque no garantiza que cualquier persona pueda entrar en ese sitio web. Si además, ese sitio web es del gobierno el problema es mayor, porque está discriminando a ciudadanos. Sobre todo cuando se hacen páginas que funcionen sólo en internet explorer,… que no existe en todos los sistemas operativos.
A continuación mostramos un par de citas textuales: la primera se corresponde con un documento publicado por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, titulado Preregistration of Certain Unpublished Copyright Claims,…

developing the Copyright Office’s system for online preregistration, it is not entirely clear whether the system will be compatible with web browsers other than Microsoft Internet Explorer versions 5.1 and higher. Filers of preregistration applications will be able to employ these Internet Explorer browsers successfully. Support for Netscape 7.2, Firefox 1.0.3, and Mozilla 1.7.7 is planned but will not be available when preregistration goes into effect. Present users of these browsers may experience problems when filing claims.

La respuesta por parte del WAI del W3C, World Wide Web Consortium Comments on Copyright Office Proposal to
Use Single-Vendor Web Service
, es bastante clara:

From a practical perspective, the single-vendor restriction will deny preregistration benefits entirely to broad classes of creators of covered copyrighted works. The flaw in the proposed implementation of the preregistration system lies in the failure to rely on voluntary consensus standards that are widely adopted and readily suited to the task identified by the Copyright Office. To illustrate the disadvantages of departing from standards-based solutions, we will consider the impact of the specific design proposed in the Supplementary Notice. While a large proportion of the marketplace uses the Microsoft Internet Explorer to browse the Web, certain classes of users will find it either impossible or extremely inconvenient to do so. Of the three popular desktop computing platforms in use at the present — Microsoft Windows, Apple Mac OS, and Linux/Unix — the latest versions of Internet Explorer are only available for the Microsoft Windows family of operating systems[2]. In some cases, users or their institutions may curtail the use of a browser temporarily or permanently based on flaws in the particular software product. So even though a user may have a software platform which would support Internet Explorer, that service may be disabled for some reason. Note that this is not a problem unique to Internet Explorer. Various browsers have suffered security breaches and the response, often, is to stop using that browser either permanently or until the security bug is fixed. During that time, the user would be entirely unable to use the preregistration system. A standards-based strategy would ensure that users can continue to access Copyright Office services notwithstanding the transient security problems that are inevitable for any single piece of software and have plagued all of the popular browsers at one time or another.

While one generally considers the Web to be a service used from a desktop or laptop computer, today’s Web applications are become increasingly mobile and reliant upon browsers written for cell phones, PDAs and other non-PC devices. Many of these devices come with standards-compliant Web browsers, but users often have no choice whatsoever in the type of browsing software installed. Some mobile devices are available with mobile versions of Internet Explorer, but many are not. The NPRM specifically cites the need to preregister movie dailies. It is easy to imagine that one would want to make such registration immediately upon completing a film shoot. In that case, the most practical and timely option might be to access the Copyright Office PRE form from a mobile Web-enabled cellphone or PDA. Restricting access to Internet Explorer only would then unfairly exclude those creators from the benefits of preregistration.

One of the distinct benefits of online access to government services is the increased opportunities it offers to people with disabilities. The policy of requiring use of a particular software product for accessing Copyright Office services, however, could put Web users with disabilities at a significant disadvantage. Users with disabilities often must augment their browsing software with special assistive software and/or hardware (“assistive technology”). The combination of assistive technology and Web browser that a given individual with disabilities has installed and configured may or may not be based on Internet Explorer, given the varied accessibility features of mainstream browsers. In addition, some individuals with disabilities rely on alternative browsers (for instance, “talking browsers”) that are designed to meet their specific needs. Users with disabilities rely on a standards-based Web to ensure that services they access on the Web will be usable through the variety of mainstream software and specialized assistive technologies that they use. A single-vendor strategy such as that proposed here will force many disabled users to re-tool their software and hardware environment, or face exclusion from the preregistration services. The practical effect of this exclusion will not only be on content creators themselves, but also on any employees of content creation firms whose job it is to make preregistration submissions.

Y yo sólo puedo recomendar la lectura de la respuesta del W3C completa, ya sabéis en World Wide Web Consortium Comments on Copyright Office Proposal to
Use Single-Vendor Web Service
.
Una pregunta sin malicia: ¿A cuántas personas, sean o no desarrolladores webs, recomendaríais la lectura de estos dos documentos? A mí se me ocurre una lista bastante grande (desgraciadamente).

Linkvendor: análisis SEO de un sitio web

En la bitácora Nuhuati (el nombre viene de una palabra en el idioma nahuatl que significa hablar fuerte), me encuentro con un interesante artículo titulado Un dúo de Herramientas para Conocer más de tu blog, donde habla sobre un par de herramientas que sirven para analizar una web.
De una de ellas ya hemos hablando antes, en el artículo Silktide Sitescore: Una herramienta para validar sitios web curiosa, pero no convence (ups, el título parece muy crítico, pero en realidad lo hago con mucho humor, je je).
El otro sitio, Link Vendor, tiene muchas y muy buenas herramientas para analizar un sitio web. Estas herramientas están enfocadas para SEO, que en castellano quiere decir “Optimización para motores de búsqueda”. Vayamos por orden, y espero no extenderme demasiado:

Link Value
Introducimos una página web, elegimos la moneda, y nos dice cuánto ganariamos en publicidad incluyendo vínculos en nuestra página. A mí me han salido 56.43 euros, pero me parecen demasiado dinero, je je. Una herramienta curiosa.
Site Analysis
Esta herramienta es muy interesante.

  • Analiza el número de vínculos entrantes desde Google, MSN, Yahoo, Ask Jeves y Alexa.
  • Nos dice si estamos dados de alta en dmoz, directorio de yahoo, y archive.org.
  • Facilita el Page Rank (¿tengo un 6?).
  • Analiza el número de palabras y letras en el elemento title y los meta tags Keywords y Description.
Domain Popularity
Su nombre lo dice todo, popularidad de un dominio. Este es uno de los análisis que más tiempo tarda. Lo que hace es buscar sitios webs que tengan vínculos a la página que estemos analizando. Además nos dice el Page Rank de estos sitios (me extraña que dublincore sólo tenga un Page Rank de 7…)
PageRank Authenticity Check
Esta herramienta nos dice únicamente nuestro Page Rank, aunque aparece en otras herramientas anteriores.
SEO Challenge
Esta herramienta es bastante curiosa y simpática. Permite comparar, en un duelo en la red, dos sitios webs. Como soy un tío muy optimista, y quería ver si realmente funciona, me he atrevido a compararme con minid. El resultado, obviamente, ha sido el de Diego ganador por KO en el primer asalto (es una licencia poética, je je). Gráficamente acompaña al perdedor con un cubo de basura, y al ganado con una corona sobre un cojín. Aunque dicen que quedar segundo no es un mal resultado, en este caso… no me convence esta frase, je je.

Pantallazo de la aplicación SEO Challege, de Link Vendor comparando los sitios web webposible.com y minid.net. Webposible obtiene 258 puntos, y minid 616, siendo el ganador.
Serps Position
Otra herramienta interesante. Tenemos que indicar las palabras clave que definirían el dominio a analizar, y nos dice en que posición aparece en los buscadores Google, MSN y Yahoo el dominio a analizar. Como curiosidad, aparecen algunos dominios locales, y entre ellos el de España.
Outbound Links
Esta herramienta es “más normalita”. Simplemente nos dice el número de vínculos del sitio web que analizamos, al exterior, y también los vínculos internos.
Keyword Density
Esta aplicación nos dice el número de palabras distintas que aparecen en el texto, y vienen acompañadas por unos vínculos a Google, MSN, Yahoo y Ask Jeves. Evidentemente aparecen todo tipo de palabras, desdde artículos, a advervios. No es de las más interesantes, pero podemos realizar una búsqueda únicamente de aquellas palabras que nos interesen.
loaking Detector
Por último (¿sí, ya acabamos!), esta herramienta sirve para mostrarnos cómo nos ve un buscador. Es decir, como si fuese un terminal de texto, transformando las imágenes en su alternativa textual. Si alguien se aburre mucho, lo rogaría que hiciese una prueba con mi página de inicio webposible. Son casi idénticas, je je.

Globalmente me parece un buen conjunto de herramientas muy útiles, y que nos puede dar una idea de la posición de un sito web cualquiera (incluido el nuestro). La pena es que cada vez que queremos hacer una operación, debemos de escribir un conjunto de números y letras aleatorias que aparecen en una imagen. Y bueno, de vez en cuando falla. Pero quitando esto, y que no es un prodigio de accesibilidad, me parece más que interesante.
Si alguien se ha leido todo y ha llegado hasta aquí, por favor, que lo mencione en los comentarios. Tiene mucho mérito, je je.
Actualización:
Gracias al comentario del autor de Hiperballad (por cierto, recomiendo su lectura), se puede añadir a lo que ya se ha dicho, que estas herramientas sólo funcionan con el dominio principal, y no establece análisis distintos para diferentes subdominios, es decir, ofrecería el mismo resultado para dominio.org, dominio.org/autor, ó dominio.org/articulos.

Otro nuevo validador de código (X)HTML

Inaguro la sección “accesoweb” para todas aquellas cosas que me entere en esta interesantísima lista de correo sobre accesibilidad, con este artículo sobre un “descubrimiento”. Se trata de un validador de código XHTML y HTML.
Y es bueno, realmente bueno. Mejor incluso que W3C Markup Validation Service.
El validador en cuestión, se llama “RELAXED” the HTML Validator, y tiene el siguiente aspecto:

Pantallazo del validador de código on-line de HTML Relaxed, cuya mascota es un perro tumbado.

Inocente yo, he validado algunas de mis páginas, y lamentablemente tengo que decir que mi código no era estándar, por pereza mía: en vez de colocar xml:lang="en" lang="en", como era mi obligación en XHTML 1.0 transacciónal, me “olvidé” de poner lang="en", y por tanto, todos los vínculos, y acrónimos que tengo en mi bitácora están mal.
Me parece que tengo trabajo para rato intentando solucionar esto. Y menos mal que tengo poco escrito, je je.