Oink my god: Identidad visual

En el blog de Oink my God han publicado Qué es la identidad visual y cuáles son los 6 elementos claves que la conforman. Aquí va una pequeña tabla de contenidos, que se desarrolla en el artículo:

  1. Logo
  2. Tipografías
  3. Paleta de color
  4. Extensiones visuales
  5. Tratamiento fotográfico y/o de ilustración
  6. Tono de voz o personalidad de la marca

Qué es la identidad visual y cuáles son los 6 elementos claves que la conforman

Pero claro, hay identidad más allá de la visual. Y hay más puntos de contacto entre la entidad protagonista y el ecosistema de clientes, usuarios, empleados, administraciones públicas, espacios públicos y privados, y los no-usuarios que se ven afectados por las actividades que forman parte del negocio de la entidad.

Como complemento, podríamos hablar también del diseño de servicios en  Como diseñar servicios que funcionan, por Louise Downe.

Otro día se podría hablar también de la responsabilidad corporativa y de un comportamiento apropiado con empleados, clientes, no clientes, proveedores, administraciones públicas y medio ambiente.

Porque todo importa.

Frameworks CSS sin clases

Leyendo el breve artículo No-Class CSS Frameworks, me ha recordado algo que encontré (y alabé) hace algunos años: El CSS Grid mínimo: ungrid.

La lista de frameworks CSS —una denominación tal vez demasiado pretenciosa, para tratarse sólo de una hoja de estilos—, es la siguiente:

Y creo que merece algo más que darle un vistazo. Keep It Simple, ya sabemos.

Sitios web estáticos para situaciones críticas

If you are in charge of a web site that provides even slightly important information, or important services, it’s time to get static.

Get Satic — Eric Meyer

Ya hace un mes desde que Eric Meyer escribiera el artículo, y algunos días más desde que en España estamos confinados. Muchos otros países, antes o después han tomado medidas similares. Qué se puede contar que no sepamos todos.

En cualquier caso, la reflexión que hace Eric es para tenerla en cuenta, como el extremo pragmático ante la hipertrofia web que estamos viviendo. En situaciones de emergencia, uno se pregunta si realmente es necesario tanto javascript, estilos, imágenes, fuentes,… y un gestor de contenidos con las características de un barco petrolero, cuando lo que nos hace falta es un barco de papel.

Casualidades de la vida, poco después de la pandemia y el artículo, en el cliente en el que presto mis servicios tuvimos que hacer una página estática: nada de scripts, estilos en la cabecera (al menos una llamada menos al servidor) y una única imagen, el logo institucional. Se tardó en decidir los textos, las subidas a producción no son tan ágiles siempre como uno quisiera… pero personalmente voy a recordar este pequeño trabajo de forma especial, porque aparte de miniminzar el código, no se podía optimizar más. Y la página funcionaba en cualquier cacharro que se conectara a internet y ofrecía la información de forma clara a potenciales usuarios en cualquier parte del mundo en circunstancias que a priori no eran nada favorables. Y no es poco.

Blanding: marcas sin personalidad

Bland significa literalmente “falto de carácter”, “carente de personalidad”, en definitiva, “soso” y es un término que define la estrategia de marketing que busca la integración de la marca en el entorno, adquiriendo el aspecto de lovemark siguiendo las tendencias del sector, dejando a un lado la diferenciación respecto a otras marcas y perdiendo personalidad.
[…]
En definitiva, el BLANDING es el polo opuesto al BRANDING.

Eres un BLANDING — Toni Cabrera

En el artículo, después de la definición y la crítica, el antídoto. Lectura recomendable.

Jesús Gallent: proceso de diseño

ui from mars es un recomendable blog de Cris Busquets. Me permito citar una pregunta y parte de la respuesta de la ntrevista a Jesús Gallent, director de diseño en Soluble Studio que trata sobre el proceso de diseño (obviamente, recomiendo leer la entrevista entera).

[ Cris Busquets ] ¿Puedes describir el proceso de diseño que sigues?

[ Jesús Gallent ]Todo proyecto empieza replanteándome lo definido. Replantearme el porqué, el cómo y el qué de todo me ayuda a encontrar los problemas que me plantea cada nuevo proyecto y sus soluciones.

¿Este es el verdadero problema? ¿Cuál solución es la correcta? ¿Solo hay una?
¿Cuáles son los valores de la marca? ¿Y la idea de marca? ¿Personalidad?
¿Qué hechos tangibles existen? ¿Y los emocionales o sociales?
Y una que no veo que trabajen en muchas agencias o consultoras:

¿Qué palanca voy a utilizar?
La fase de análisis la dividiría en dos partes. Una de negocio y marketing donde estudio la competencia para saber el terreno de juego en el que se mueve el proyecto, definir a sus usuarios y clientes para determinar el perfil actitudinal del que forman parte, incluso definir su insight.

Y una segunda de marca. Definir cuál es la propuesta de valor por la que van a elegirnos a nosotros y no a la competencia, los valores, personalidad y esencia de la marca que van a determinar el “quiénes somos” y el tono y voz de la marca. También suelo establecer cuál es la palanca que voy a utilizar como argumento narrativo.

ntrevista a Jesús Gallent, director de diseño en Soluble Studio