Hace algunas semanas los datos mostraron una realidad indudable que debería cambiar el paradigma sobre las decisiones tecnológicas, de diseño y desarrollo de un sitio web de la Administración Pública. Más de la mitad de las visitas, venían desde teléfonos móviles.

Lo cierto en la migración prevista ya estaba elegido el gestor de contenidos (¡SharePoint!), los diseños de página (sin rastro de versión móvil), y los plazos de entrega (¿se cumplirán? hagan sus apuestas). Viendo el peso de las páginas en las pruebas, se intuye que la velocidad de carga no va a ser una característica de la lista de sus aspectos favorables.

Si dependiera de mí, hubiera sido diferente. Por cierto, si este artículo llega a alguien de quien pueda depender el establecer requisitos de un sitio web, que aprenda de experiencias ajenas 😉

PS: ¿Dije que era el el fin en Qué desilusión…? Parece que webesmovil vuelve 🙂

PS 2: Parece que el tiempo me ha dado la razón al elegir el nombre del blog en diciembre del 2006 🙂